MENU

Comentarios (0) Reflexiones sobre la UGR

Algunas reflexiones de la evaluación por indicadores, por Leonor Buendía Eisman

En todos los niveles de enseñanza, el concepto de calidad educativa, desde los órganos de poder político e incluso desde algunos ámbitos universitarios, va vinculado a indicadores, cuanto más cuantitativos mejor, respaldando las decisiones con estudios que avalan la necesidad de establecer la financiación de los centros, en función de la consecución

o no de tales estándares. Esto ha rodeado el concepto de evaluación de una aureola de “poder” y le ha dado un valor añadido que no hay institución educativa que no se proponga instalar la cultura de la evaluación en el centro como un bien a conseguir.

La mayoría de los estudios sobre evaluación de la calidad de la Universidad por indicadores, se han basado en el modelo input- output. La productividad o éxito viene determinada por la relación entre recursos que maneja y resultado final que obtiene. Admitiendo la posibilidad de medir los input (número de profesores, cantidad

de instalaciones, número de matriculados etc) y manteniendo grandes reservas por la falta de homogeneidad en los criterios que se miden, este modelo presenta dos problemas importantes.

El primero es considerar la Universidad una caja negra donde no se analiza el proceso de enseñanza-aprendizaje que se sigue, las interacciones que se producen e incluso se olvidan variables de entrada (input) como el contexto social en el que se lleva a cabo la docencia y la investigación, los recursos económicos del alumnado de la Facultad

que analizamos, los problemas sociales que demanda la comunidad, incluso

la antigüedad (lo que supone recursos materiales y humanos diferentes) cuando evaluamos el producto. El segundo problema es el tipo de producto que medimos. La mayoría de los trabajos solo miden los resultados de la enseñanza y de la investigación. Ya un primer paso se quiso dar con el reconocimiento de tramos docentes e investigadores que solo han servido para ignorar aún más la obligación de una buena docencia y dedicar la mayor parte del tiempo a la búsqueda de revistas de “prestigio” para conseguir el tramo investigador. Pero la investigación, cuyo objetivo debe ser el avance del conocimiento, es de difícil medición. Se buscan indicadores externos como los indicadores bibliométricos, no exentos de críticas y que la mayoría de las veces ha dado lugar a colegios invisibles de citaciones y al monopolio de las publicaciones.

El indicador con frecuencia utilizado en la enseñanza, ha sido el número de graduados que salen de las Facultades. Esto, que en principio se acepta como un indicador objetivo deberá contemplar que tipo de aprendizaje realizó el alumno, la posibilidad de adaptación de los conocimientos o versatilidad de los mismos para aplicarlos a situaciones nuevas y la preparación de los graduados para aprender, en una sociedad de conocimientos cambiantes, cada día a mayor velocidad. El hecho de que el producto de la Universidad sea multidimensional es uno de los grandes problemas para poder medir tales resultados. Estos indicadores, tanto referidos a la enseñanza como a la investigación, no deben ser más que un instrumento de apoyo para medir la calidad universitaria, un apoyo técnico, un medio que permita extraer informaciones, pero nunca valores únicos para realizar comparaciones y obtener los recursos.

Otro de los aspectos que más literatura están generando en el momento actual, es la evaluación de la calidad por el éxito laboral de los egresados y esto vinculado al desarrollo de competencias en cada perfil profesional. Sin lugar a duda la integración laboral es un excelente indicador de calidad; conseguir que las personas trabajen en aquello para lo que han sido formadas, es sin duda un objetivo prioritario para rentabilizar

el esfuerzo económico, social y personal, pero en la sociedad actual, donde los conocimientos son cambiantes de manera vertiginosa y consecuentemente las competencias específicas de un perfil pueden ser en muy poco tiempo insuficientes, exige un énfasis especial en la consecución de competencias genéricas, que permitan a la persona adecuarse a los cambios (reconversión laboral) que se están produciendo, bien por la situación económica que vivimos, bien por el avance tecnológico y la reconversión de los conocimientos asociados.

Esta situación exige un nuevo modelo de enseñanza y por supuesto un nuevo modelo de evaluación.

La enseñanza debe estar centrada en la actividad autónoma del alumno, lo que conlleva que tanto la planificación como la realización de los procesos de enseñanza-aprendizaje se lleven a cabo   desde esta perspectiva. La universidad ha sido lenta para incorporar procesos de innovación pedagógica, sin embargo planificar las tareas de enseñanza al margen de los medios que ofrece la sociedad del conocimiento es retroceder en la formación. El aprendizaje es continuo a lo largo de nuestra vida (lifelong learning) y esto unido a la autonomía que el individuo tiene a la hora de afrontarlo, debe ser asumido por toda la comunidad universitaria. Esto solo lo conseguiremos realizando una planificación de la enseñanza que permita que el trabajo del alumnado sea el centro de dicha planificación y que de esta forma aprendan por si mismos, siendo el profesor un mediador entre el conocimiento planificado y las tareas desarrolladas por el alumnado.

El profesorado no debe limitarse a decir que debe cambiarse el modo de trabajar sino que debe orientar en las herramientas necesarias, en la forma de abordar el conocimiento para el desarrollo de la tarea, etc. En una palabra debe acompañarlos en todo el proceso de planificación, construcción y ayuda en las dificultades que en el proceso se encuentren, para la consecución de los objetivos que pretenden conseguir.

Leonor Buendía Eisman

Catedrática de Métodos de Investigación en Educación.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Suscríbete a las noticias
  • replique montre de luxe
  • replica uhren
  • replique montre
  • montre pas cher
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler pas cher
  • replica uhren deutschland
  • replique montre luxe
  • montre pas cher
  • replica uhren
  • ugg pas cher
  • replique montre
  • orologi replica italia
  • replique montre
  • uhren fakes
  • repliche orologi
  • orologi replica movimento svizzero
  • uhren replica
  • air max pas cher
  • replique montre suisse
  • Chaussures Ugg Pas Char
  • ugg pas cher
  • replica uhren deutschland
  • nike air max pas cher
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • replica uhren
  • ugg pas cheres
  • replique montre de luxe
  • replique montre
  • besten rolex replica uhren
  • replique montre pas cher
  • orologi replica rolex
  • replica orologi hublot
  • replica uhren deutschland
  • ugg pas cheres
  • replica uhren
  • relojes replicas
  • relojes replicas
  • replicas de relojes
  • orologi replica
  • replika uhren
  • uhren fakes
  • orologi replica
  • relojes mujer baratos
  • ugg pas cher
  • relojes especiales
  • Chaussures ugg pas cher
  • relojes especiales
  • montre pas cher
  • repliche orologi
  • orologi replica rolex
  • besten rolex replica uhren
  • orologi replica longines
  • orologi replica italia
  • uhren replica
  • replique montre
  • orologi replica rolex
  • replique montre luxe
  • ugg pas cher
  • ugg pas cher
  • replica uhren
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • bottes ugg pas cher
  • relojes-replicas-aaa
  • orologi replica longines
  • replicas de relojes
  • replica relojes
  • ugg pas cheres
  • relojes-replicas-aaa
  • replica uhren
  • orologi replica longines
  • ugg pas cheres
  • relojes mujer baratos
  • replica uhren deutschland
  • replique montre
  • relojes de imitacion
  • ugg pas cher
  • bottes ugg pas cher
  • relojes mujer baratos
  • uhren replica
  • replicas de relojes
  • replique montre suisse
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler femme pas cher
  • replicas de relojes
  • air max 90 pas cher
  • orologi replica
  • repliche orologi
  • replique montre hublot
  • replicas de relojes