MENU

Comentarios (0) Reflexiones sobre la UGR

La igualdad se aprende, por Miguel Lorente Acosta

Creer que nacemos con la Igualdad incorporada como valor a nuestra condición ciudadana por estar formalmente reconocida, es como pensar que tenemos garantizada la salud por aparecer reconocido su derecho en la ley. La Igualdad, como ocurre con el resto de los Derechos Humanos, se alcanza al caminar por la vida y al tomar conciencia de las referencias que la definen y la atacan, pero a diferencia de lo que sucede con la Libertad, la Justicia, la Dignidad… el camino a recorrer transcurre a través de una sociedad sin Igualdad real, de ahí la dificultad de llegar hasta ella y la necesidad de su aprendizaje.

Nacer en una sociedad desigual en la que determinadas personas, status, ideas, creencias… tienen más valor que otras por el simple hecho de ser presentadas como referencia por la costumbre y la tradición, lleva a que las personas interioricen esa “normalidad” como marco a partir del cual desarrollar su identidad y las relaciones de convivencia, sin que ese valor añadido de forma arbitraria sea interpretado como una injusticia o algo cuestionable en sí mismo.

Y la primera desigualdad, original en el tiempo y pilar de todas las demás, es la desigualdad entre hombres y mujeres. La desigualdad de género permite que en cualquier circunstancia, sean ricos o pobres, con la piel de un color u otro, residan en el país de nacimiento o en uno muy lejano, defendiendo unas ideas o las contrarias, profesando una religión o declarándose agnóstico… un hombre siempre encontrará a mujeres en una posición inferior a la suya por el hecho de ser mujeres, aunque haya otras en niveles superiores por cuestiones materiales o circunstanciales, pero no identitarias o culturales: La desigualdad de género está asociada a la condición de ser hombre y mujer, no a la situación que ocupan unos y otras en la sociedad. Esta construcción hace que cualquier mujer tenga a priori una serie de dificultades añadidas al desenvolverse en una sociedad jerarquizada sobre elementos que favorecen la posición de los hombres y dificultan las de las mujeres.

No es casualidad que las mujeres estén sobre-representadas en la pobreza, el analfabetismo, el desempleo, los salarios más bajos… Ni tampoco que sean ellas quienes, en iguales condiciones de trabajo fuera de casa, realicen mayoritariamente las labores domésticas y las tareas de cuidado. De hecho, el Barómetro del CIS de abril de 2014 puso de manifiesto que las mujeres emplean un 97% más de tiempo cada día al trabajo en casa, y un 26% más al cuidado de los hijos e hijas; los hombres a cambio tienen un 34% más de tiempo de ocio diario.

Y tampoco es fortuito que las mujeres sufran violencia dentro de las relaciones de pareja con la “normalidad” como argumento, y que la crítica quede reservada sólo a las agresiones graves y a los homicidios. Cada año en España, alrededor de 600.000 mujeres sufren violencia de género y unas 60 son asesinadas por sus parejas o ex-parejas, al tiempo que una parte de la sociedad intenta confundir sobre esta realidad hablando de “denuncias falsas”, o diciendo que “todas las violencia son iguales”. La distancia y pasividad de la sociedad ante la desigualdad y sus manifestaciones, entre ellas la propia violencia de género, sólo se puede justificar por el desconocimiento de la realidad que se esconde detrás de esta construcción cultural interesada.

Se trata de un modelo de sociedad jerarquizado y tramposo que en lugar de evitar el conflicto lo busca, porque en él quien ocupa una posición superior tiene más probabilidades de resolverlo de manera favorable a sus intereses. Abordar los conflictos desde una posición de igualdad conlleva solucionarlos con la razón, hacerlo desde una posición de desigualdad implica solucionarlos con el poder como argumento, y quien cuenta con ese poder no quiere renunciar a él, de ahí que el modelo se perpetúe.

Uno de los primeros retos que debemos afrontar como sociedad es cambiar esta realidad y erradicar la desigualdad parta que la Igualdad sea un valor referente de la convivencia, como lo es la Justicia, la Libertad, la Dignidad, la Paz… más allá de los límites que las circunstancias sitúan, pero nunca como condición de nada y menos de nadie.

Y para ello hay que tomar conciencia de esa realidad, y eso exige conocimiento. La Igualdad se aprende, y se aprende en la calle y en las aulas. La Universidad debe ser la principal fuente de aprendizaje de Igualdad por un doble motivo. Por un lado, por la necesidad de alcanzar una conciencia crítica a través de un conocimiento libre de prejuicios y mitos que han llevado históricamente a abordar los problemas sin cuestionar la realidad que los generaba. Y por otro lado, adaptando la enseñanza de cada titulación y orientándola para que quienes luego ejerzan las profesiones que aborden los problemas y conflictos sociales que el propio modelo ocasiona, lo hagan buscando devolver la Igualdad ausente, no sólo corregir el resultado alterado.

La Universidad debe ser líder en liberar a la Igualdad de todos los mitos que la hacen aparente sin cuestionar la desigualdad y la injusticia social que la hacen imposible, y ha de hacerlo a través de la docencia para transmitir ese conocimiento, la investigación para ampliarlo, y el ejemplo como referencia y prueba de coherencia y confianza social.

Hoy los estudios sociológicos indican que la juventud es la principal garantía para que continúe la desigualdad. La misma juventud que llena las aulas de la Universidad afirma en un 30% que “si un hombre maltrata a su mujer es porque ella habrá hecho algo” (Centro Reina Sofía, febrero 2015), y esos alumnos y alumnas de hoy, mañana serán los profesionales que resolverán los problemas que ocasiona la desigualdad en los más diversos ámbitos sociales, y los que defenderán los valores que articulen la convivencia en la sociedad. Si salen de la Universidad con la misma forma de entender las relaciones sociales, solucionaran el síntoma, pero no el problema que lo ocasiona.

Si la Igualdad se aprende, la Universidad ha de enseñarla; y además ha de hacerlo con el ejemplo, ya lo dijo el premio Nobel de la Paz, Albert Schweitzer, “el ejemplo no es la mejor manera de enseñar, es la única forma de hacerlo”. Difícilmente podría enseñarse Medicina si un buen hospital clínico que curara a los pacientes, ni Arquitectura si los propios edificios universitarios se cayeran por defectos de construcción… la Universidad de Granada ha de ser fuente de Igualdad para enseñarla al alumnado y a la sociedad, y ha de serlo con el conocimiento y el ejemplo.

Fotografía de portada: Raquel Gaspar.

Miguel Lorente Acosta

Profesor Titular de Medicina Legal. Universidad de Granada. Médico Forense.

Máster en Bioética y Derecho por la Universidad de Barcelona.

Fue Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Suscríbete a las noticias
  • replique montre de luxe
  • replica uhren
  • replique montre
  • montre pas cher
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler pas cher
  • replica uhren deutschland
  • replique montre luxe
  • montre pas cher
  • replica uhren
  • ugg pas cher
  • replique montre
  • orologi replica italia
  • replique montre
  • uhren fakes
  • repliche orologi
  • orologi replica movimento svizzero
  • uhren replica
  • air max pas cher
  • replique montre suisse
  • Chaussures Ugg Pas Char
  • ugg pas cher
  • replica uhren deutschland
  • nike air max pas cher
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • replica uhren
  • ugg pas cheres
  • replique montre de luxe
  • replique montre
  • besten rolex replica uhren
  • replique montre pas cher
  • orologi replica rolex
  • replica orologi hublot
  • replica uhren deutschland
  • ugg pas cheres
  • replica uhren
  • relojes replicas
  • relojes replicas
  • replicas de relojes
  • orologi replica
  • replika uhren
  • uhren fakes
  • orologi replica
  • relojes mujer baratos
  • ugg pas cher
  • relojes especiales
  • Chaussures ugg pas cher
  • relojes especiales
  • montre pas cher
  • repliche orologi
  • orologi replica rolex
  • besten rolex replica uhren
  • orologi replica longines
  • orologi replica italia
  • uhren replica
  • replique montre
  • orologi replica rolex
  • replique montre luxe
  • ugg pas cher
  • ugg pas cher
  • replica uhren
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • bottes ugg pas cher
  • relojes-replicas-aaa
  • orologi replica longines
  • replicas de relojes
  • replica relojes
  • ugg pas cheres
  • relojes-replicas-aaa
  • replica uhren
  • orologi replica longines
  • ugg pas cheres
  • relojes mujer baratos
  • replica uhren deutschland
  • replique montre
  • relojes de imitacion
  • ugg pas cher
  • bottes ugg pas cher
  • relojes mujer baratos
  • uhren replica
  • replicas de relojes
  • replique montre suisse
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler femme pas cher
  • replicas de relojes
  • air max 90 pas cher
  • orologi replica
  • repliche orologi
  • replique montre hublot
  • replicas de relojes