MENU

empresa
Tag Archive

1037

Emprendiendo en la universidad, por Agustín Gant y Ana Loza

Reflexiones sobre la UGR

13/05/2015

En la actualidad, son muchos los programas y premios encaminados a incentivar el emprendimiento y a resaltar una alternativa moderna a buscar trabajo: “si no encuentras trabajo, créalo tú mismo”. Pero emprender no es cuestión de modas ni debe ser una decisión a tomar fruto de un impulso.

Hemos crecido con un sistema educativo que prioriza memorizar sobre comprender, que relega la creatividad a un lugar no secundario, sino inexistente. Un sistema educativo, nos atrevemos a decir, muy poco práctico que tiene como consecuencia que después de diez años de estudio de una lengua extranjera en colegios e institutos, menos del 20% de los españoles pueda mantener una conversación en inglés.

Todo ello quizás explica por qué en un ámbito universitario tan amplio como el de la Universidad de Granada son tan pocos los estudiantes que ya durante sus estudios tienen la inquietud de emprender. Participar en asociaciones universitarias, conocer estudiantes de otros lugares, asistir a conferencias y cursos de interés sin darle importancia a los créditos, crear una junior empresa, practicar idiomas y vivir experiencias en otros lugares, etc. son tipos de educación no formal que aún no reciben el protagonismo que se merecen en la Universidad y que solo cobran importancia para los alumnos cuando, aprobadas todas las asignaturas y a la hora de enfrentarse a un cada vez más exigente mercado laboral, perciben que son necesarias muchas otras habilidades a las desarrolladas durante la carrera.

Nuestra intención no es la de plantear un escenario pesimista del que nada óptimo puede brotar, sino transmitir que existe un gran potencial que necesita ser desarrollado, haciendo que el alumnado descubra y desarrolle diferentes habilidades y pueda, en consecuencia escoger su futuro laboral. Necesitamos dejar a un lado esa idea de las oposiciones públicas como algo seguro y cómodo frente al salvaje e inhumano mundo del trabajo por cuenta propia.

Como breve ejemplo expondremos nuestro caso. Siempre fuimos dos jóvenes que necesitaban algo más que la carrera para motivarse. Ana escogió vivir un ERASMUS en Inglaterra para mejorar el idioma, estudiar en una Universidad extranjera y vivir experiencias fuera de casa. Agustín creó una junior empresa junto con otros compañeros que le permitió, aún siendo estudiante universitario, dar sus primeros pasos en el mundo de la asesoría empresarial. Ambos coincidimos en un proyecto diferente, trabajamos como voluntarios en la asociación de estudiantes más grande del mundo (“AIESEC”) donde, en los primero años de nuestra veintena, dirigíamos equipos trabajo y poníamos en práctica cualquier proyecto que se nos ocurriese. Estas experiencias, las personas que por el camino encontramos y nuestra idea de no dejar de hacer cosas por el miedo a fracasar, nos llevó a nuestra empresa, Green Export.

Emprender en los tiempos que corren no es tarea fácil para nadie, o al menos para casi nadie, si hablamos de España. Para comprobar esto solo hace falta ver las estadísticas proporcionadas por el Banco Mundial para este año 2015 en su informe “Doing Business”. Aunque en los últimos años se ha apreciado una leve mejoría, España está en el puesto 74 en ranking de países con mayor facilidad para crear empresas, muy por detrás de países como Albania, Zambia o la República Islámica de Irán, y el número 52 en el acceso al crédito. Esto es debido fundamentalmente a los inacabables trámites burocráticos, la ineficacia en muchos casos de la Administración (a veces 48 horas de plazo para resolver una simple duda en un trámite telemático, o los CADEs, que a pesar de su esfuerzo carecen en muchas ocasiones de los recursos necesarios para ofrecer un seguimiento activo de los numerosos proyectos que reciben), la negativa de los bancos a dar un solo euro salvo que presentes como aval alguna propiedad y el coste general necesario para abrir un nuevo negocio.

Sin embargo, nosotros hemos sufrido todo lo anterior y hemos completado nuestro objetivo con relativo éxito, por lo que animamos a luchar por esas metas que en ocasiones parecen inalcanzables y queremos dar algunos consejos a aquellos que estén pensando en emprender pero tengan “miedo”, que nosotros usamos como si fuesen mantras:

  • Ser optimistas, hay que ver el lado positivo de las cosas, cuanto más complicado sea el reto al que nos enfrentemos más aprenderemos de él y más preparados estaremos ante lo que nos pueda venir en un futuro.
  • El fracaso no es una derrota, es un aprendizaje, cada vez que fracasas estás más cerca del éxito, vas aprendiendo lo que NO hay que hacer.
  • ¿El banco no te presta dinero? Pues acude a otras instituciones, busca en internet, infórmate de concursos… Hay que moverse, ser muy proactivo.
  • El mejor remedio para el miedo es aumentar la formación en aquello en que te sientes inseguro. No tengas miedo a preguntar, el no ya lo tienes, lee, busca ayuda de familiares, amigos, profesores de la universidad… siempre habrá alguien dispuesto a ayudarte.

En nuestro caso, ha sido la Universidad de Granada la que nos ha ayudado en todo este proceso, financiando nuestro proyecto a través del concurso anual de Emprendimiento Universitario y ofreciéndonos su apoyo a través de distintos profesores, a los cuales agradecemos desde aquí toda su implicación. No podemos olvidarnos de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación, que además de proporcionarnos alojamiento nos ha abierto las puertas para ser Spin-off de la Universidad de Granada. No obstante, aún quedan muchas cosas por mejorar y en las que ir avanzando para hacer menos complicado el crear nuestra propia empresa, y ahí la Universidad tiene un papel muy importante que seguir cumpliendo.

En definitiva, lo que pretendemos transmitir es que siempre hay una alternativa, que con paciencia, disciplina y esfuerzo se pueden conseguir las metas. Por lo tanto, si tienes una idea y crees realmente en ella, deshazte de todas las excusas y EMPRENDE.

Agustín Gant Linares

Finalizando estudios de Economía en la Universidad de Granada. Cursos MOOC acreditados: “Competitive Strategy en Ludwig-Maximilians- Universität, München” (6 semanas) y “Organizational Analysis en Stanford University, California” (10 semanas).

Nivel B2 de inglés certificado por la Escuela Oficial de Idiomas y actualmente cursando nivel A2 de noruego.

Con experiencia en gestión de equipos y desarrollo de proyectos al haber sido miembro de la organización AIESEC durante dos años y director del Departamento de Intercambios y Relaciones Internacionales de la misma en su sede de Granada durante un año.

Ganador del II Concurso de Emprendimiento Universitario de la Universidad de Granada (2012) con el proyecto ASEPRODE Consultores, habiendo sido Director Financiero del mismo durante más de un año, y siendo también parte de la mesa directiva de la Federación de Junior Empresas del Sur (FJESUR) como tesorero durante 6 meses.

Premiado en el IV Concurso de Emprendimiento Universitario de la Universidad de Granada (2014) con el proyecto empresarial Green Export, actualmente en proceso de constitución como Spin Off de la Universidad de Granada.

Ana Loza Ramírez

Finalizando doble licenciatura en Administración y Dirección de Empresas y Derecho en la Universidad de Granada, habiendo cursado un año de Erasmus en la Newcastle University (Reino Unido).

Premiada en el IV Concurso de Emprendimiento Universitario de la Universidad de Granada (2014) con el proyecto empresarial Green Export, actualmente en proceso de constitución como Spin Off de la Universidad de Granada.

Con experiencia en gestión de equipos y trámites legales y financieros al haber dirigido el Departamento de Finanzas y Legalidad de Organización Internacional de estudiantes AIESEC Granada.

Participante del proyecto “Top Manager” realizado por la Universidad de Granada: Simulación de los Consejos de Administración de las mayores empresas a nivel mundial.

Estudios musicales en la especialidad de “fagot” en el Conservatorio Profesional de Música de Granada, adquiriendo con ellos habilidades de trabajo en equipo, actuación en público y organización eficiente del tiempo.

Educación secundaria en programa bilingüe de francés y título DELF B2 en dicha lengua. Programas de intercambio en varias ocasiones con estudiantes franceses y siendo parte de “Transeuropéennes”, un festival internacional de teatro celebrado en Rouen (Francia).

Seguir leyendo

1799

Relaciones Universidad-Empresa, por Lázaro Rodríguez Ariza

Reflexiones sobre la UGR

04/05/2015

Ningún organismo nacional o internacional en la actualidad cuestiona el papel que ostenta la investigación, el desarrollo y la innovación en el bienestar económico y social de cualquier región. La Universidad, una de las instituciones más antiguas del mundo, se enfrenta a nuevos retos en la llamada sociedad del conocimiento. La misión de la universidad contemporánea es una amalgama de docencia e investigación, aplicada y básica, en donde la búsqueda de conocimiento y su transmisión permanecen como las funciones más relevantes. No obstante, aún cuando se sigue concibiendo a la Universidad con un motor interno dirigido a la búsqueda de la verdad y centrada en el valor de la educación, se espera que las instituciones de educación superior vayan más allá de esa búsqueda de la verdad, sirviendo a la sociedad en una diversidad de formas, destacando la innegable relación entre estas instituciones y la economía en los niveles local, regional, nacional y global; esto es, la siempre demandada, por necesaria, pero nunca satisfactoria “relación Universidad-Empresa”.

Aun cuando se suele admitir el tópico de que el mundo académico y el industrial tienen enfoques opuestos, priorizando el primero la generación y la divulgación del conocimiento a través de publicaciones y docencia, y el segundo un enfoque hacia la obtención de beneficios, se ha señalado que la brecha entre ambos mundos se está estrechando. Evidentemente, este acercamiento pasa por un mayor conocimiento y respeto mutuos. Ni la Universidad vive anclada en su Torre de Babel, al margen de los problemas cotidianos, ni los empresarios miran más allá de la obtención de unos altos beneficios al margen de valores sociales. Muy al contrario, la Universidad, como institución, participa de las mismas necesidades que cualquier empresa, en el sentido de conseguir los recursos necesarios para conseguir sus objetivos y gestionarlos de forma más eficiente posible, máxime en un entorno de crisis de la financiación pública. Y nuestra sociedad es cada día más consciente de que su bienestar pasa por una apuesta a largo plazo por una educación de calidad y una investigación robusta de la que se derive la innovación precisa para competir, no en costes, sino en nuevas formas de hacer las cosas, de entender el mundo.

En este sentido, la producción del conocimiento está bajo un escrutinio cada vez más cuidadoso. Se busca crear más sinergias entre la universidad, la industria y la administración (modelo de triple hélice) con un mayor enfoque en la promoción de la innovación para el desarrollo. Se demanda un mayor involucramiento en la resolución de problemas sociales y económicos. Con ser transcendente la investigación de calidad, no hay que menospreciar la puesta en valor y transferencia del conocimiento, tomando carta de naturaleza la que se ha convenido en llamar “universidad emprendedora”, caracterizada en términos generales por la adopción de una tercera función, adicional a las tradicionales, representada por la contribución directa al crecimiento económico o, mejor, por generar y utilizar el conocimiento como un potencial al servicio de su entorno, más que como un bien económico objeto de intercambio. Las universidades tienen el potencial de reforzar el grado tecnológico de una comunidad, contribuyendo al cambio cultural y a la generación de riqueza. Me gusta pensar que este proceso podría conducir al paso desde una economía dirigida –conformista, rutinaria, defensora de la autoridad, uniforme y predecible- a una sociedad emprendedora –innovadora, inconformista, creativa, retadora de la autoridad y diversa-. Esto es, también estoy hablando de valores.

Además, la dinámica, el funcionamiento y la supervivencia de una sociedad dependen fundamentalmente de la existencia de empresarios, es decir, de personas dispuestas y capacitadas para asumir el riesgo de crear nuevas empresas. El emprendimiento no sólo es la savia del sistema económico, sino que condiciona en alto grado su capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias y su competitividad, aparte de ser la vía más eficaz para la creación de puestos de trabajo, para la empleabilidad de nuestros estudiantes. La Universidad es el primer yacimiento de futuros empresarios.

Sin embargo, no quiero olvidar el riesgo potencial que implica perder el carácter desinteresado y libre, propio de la investigación científica. En algunas instituciones académicas, o amplios sectores de las mismas, aun existe reticencia a incorporar esta nueva misión. Son evidentes las tensiones potenciales y existentes entre la movilización del conocimiento como un bien público y el controlar su valor como un bien privado. Este hecho puede generar una tensión “creativa” que podría transformarse en conflicto. En este sentido, antes de abordar y abrazar con ligereza el concepto de “universidad emprendedora” se debe considerar seriamente si es posible para los científicos adoptar valores académicos y emprendedores dentro de un espíritu de ciencia emprendedora en el cuál la extensión y la capitalización del conocimiento se tornen compatibles.

Si estamos decididos a ello, la transición hacia un modelo de universidad emprendedora es un proceso complejo que requiere la conjunción de una serie de factores críticos, puesto que tiene un alto contenido de cambio cultural. La estructura organizativa matricial, tradicional en la Universidad, formada por centros (facultades y escuelas) y departamentos, ha de verse reforzada por unidades especializadas de apoyo que sirvan para potenciar las relaciones en red de estas unidades entre sí y con el exterior, con las empresas, hablando un mismo lenguaje. Suelen identificarse cinco elementos fundamentales en la transición hacia un modelo de “universidad emprendedora”:

  • Una autosuficiencia financiera basada en un amplio portafolio de fuentes de ingresos provenientes de fondos públicos, organizaciones privadas o bien generados por la propia universidad. El espíritu emprendedor no debe percibirse solo como un sinónimo de comercialización, si bien, dada la crisis de la financiación pública de las universidades, se convierte en algo necesario para su supervivencia y autonomía. ¿O puede existir realmente autonomía cuando se depende financieramente de alguien que marca las líneas de actuación?
  • Un núcleo directivo fortalecido y alineado, en todos los niveles, desde los órganos de gobierno, facultades, departamentos e institutos. Destacando dos aspectos, por una parte, un equipo directivo con una la capacidad suficiente para responder de forma flexible a las oportunidades del entorno y, por otra parte, un equilibrio productivo en las conexiones y operaciones diarias entre académicos y gestores, donde una participación activa de los cuerpos académicos es imprescindible.
  • Formas básicas de una periferia de desarrollo extendida, en relación a la implementación de cambios a nivel organizacional que permitan a las universidades responder a las demandas sociales, estableciendo unidades periféricas no tradicionales, tales como centros de investigación interdisciplinarios, enfocados en un amplio espectro de problemas sociales. La periferia también debe contar con unidades de extensión educativa como educación continua, educación in company, educación a distancia o desarrollo profesional. Todo ello, evidentemente, orientado a las demandas reales del mercado, con la necesaria flexibilidad y con una visión estratégica basada en las fortalezas de la institución, y no a impulsos bienintencionados de diversos académicos. Hay que atender mediante respuestas innovadoras, las nuevas demandas de formación, donde la empleabilidad y la formación continua o a lo largo de la vida deberían ser los puntos de referencia.
  • Espíritu emprendedor en el corazón de los departamentos, que deberían entender los beneficios de las acciones emprendedoras; ser dinámicos y atractivos para los profesores, estudiantes y proveedores de recursos. Usualmente, los departamentos de ciencia y tecnología lideran este cambio, al contar con experiencia en obtención de fondos de investigación, gestión de proyectos, laboratorios y equipamiento. Pero su interconexión con otras áreas –jurídicas, económicas, didácticas, etc.- es imprescindible y forma parte de un potencial universitario apenas explorado.
  • Cultura emprendedora a lo largo de la institución. Elemento en el cual la cultura se debe de entender como un campo de ideas, creencias y valores. El identificar este elemento de forma empírica es particularmente difícil. En general, dentro de una cultura emprendedora en las universidades, todos los miembros de la comunidad son escolarizados para concebir un espíritu emprendedor en la forma de prácticas concretas y creencias particulares. Al tiempo que el entorno impone una mayor competitividad, tanto a nivel nacional como internacional, se puede observar que un mayor número de universidades se esfuerzan por adoptar una mentalidad más emprendedora.

Y todo ello inmerso en una verdadera estrategia que entienda que los objetivos no se consiguen de forma parcial, sino entendiendo a la Universidad como un todo que actúa en una dirección clara y compartida. No deja de parecerme curiosa la disociación entre los proveedores de la Universidad, la realización de prácticas del alumnado, la transferencia de tecnología, la investigación aplicada o los cursos de posgrado o especialización cuando todos ellos son, se refieren o destinan a las mismas empresas. Esto es, por ejemplo, ¿no debería favorecerse la contratación con aquellas empresas en las que nuestros alumnos pueden realizar prácticas, nuestros investigadores pueden colaborar o encontrar financiación para determinados proyectos, realizan un mecenazgo efectivo, nos demandan formación cualificada e incluso participan en nuestros órganos de gobierno? O, por ejemplo, ¿no debería de ofrecerse una formación de posgrado, amplia y flexible, estratégicamente basada en nuestras fortalezas y orientada al mercado –empresas- que favoreciera la empleabilidad de nuestros egresados? Mi apreciación subjetiva es que la realidad es bien distinta.

Lázaro Rodríguez Ariza

Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad y director de la Cátedra Santander de la Empresa Familiar de la Universidad de Granada.

Seguir leyendo

Objetivo 10: Promover acciones dirigidas al fomento del emprendimiento y el autoempleo.

ESTUDIANTADO: nuestra razón de ser, La prioridad son las personas, Programa

01/05/2015

Acciones

  • Desarrollar programas de formación continua para el emprendimiento.
  • Fomentar encuentros y redes de colaboración entre miembros de la comunidad universitaria (principalmente estudiantes de distintos ámbitos de conocimiento) y profesionales del sector privado.
  • Asesorar y acompañar en las fases iniciales de la empresa.
  • Difundir y divulgar casos de éxito.
  • Desarrollar programas de mentorización empresarial.
  • Establecer premios y financiación de proyectos empresariales.

Seguir leyendo

1196

Encuentro en la Confederación Granadina de Empresarios para el desarrollo TIC en la Universidad y en Granada

Día a día, Noticias

14/04/2015

El martes 14 de abril Pilar Aranda mantuvo una reunión con representantes de la Comisión de Nuevas Tecnologías y relación con la UGR perteneciente a la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), en la que entre otros estuvieron presentes por parte de la Confederación: Luis Aribayos, Secretario General de la CGE, Vito Epíscopo, Secretario General de onGranada Tech City y José Luís Verdegay, Delegado del Rector de la Universidad de Granada para las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

La fructífera reunión permitió abordar ideas y proyectos de futuro en el empeño de convertir la ciudad y la provincia de Granada en polos de desarrollo tecnológico empujados por la pujanza de la informática, encabezada por nuestra ETS de Informática y Telecomunicación. Sin embargo no basta con los aspectos técnicos, se coincidió en que la formación en competencias digitales es un elemento clave para los profesionales del siglo XXI que deben salir de nuestras aulas.

Los representantes de la CGE pusieron sobre la mesa una serie de temas clave, acordados por la Comisión en el mes de febrero, sobre los que se encontraron muchos puntos en común para trabajar estrechando las relaciones entre universidad y empresa. Los temas clave son:

  • Talento y formación digital: se resalta la necesidad de formar nuevos perfiles profesionales digitales que permitan hacer frente a las necesidades de una sociedad cada vez más digital.
  • Participación de la empresas en la actividad docente: se propone facilitar y fomentar la participación de profesionales en las actividades docentes, no necesariamente bajo la fórmula de profesores asociados.
  • Creación de consorcios o alianzas Universidad-Empresa: se debe apostar por una mayor colaboración entre empresas y universidad en el ámbito de la investigación.
  • I+D orientada al mercado: se pretende que las empresas incrementen su participación en una I+D orientada al mercado.
  • Fomento del emprendimiento.
  • Fomento de la formación empresarial.
  • Participación de la CGE en los programas de empleabilidad.

Estas ideas servirán para seguir profundizando en la conexión entre Universidad y mundo empresarial, un vínculo clave para el progreso económico sostenible y el mantenimiento de los avances sociales de nuestra sociedad.

Seguir leyendo

Suscríbete a las noticias
  • replique montre de luxe
  • replica uhren
  • replique montre
  • montre pas cher
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler pas cher
  • replica uhren deutschland
  • replique montre luxe
  • montre pas cher
  • replica uhren
  • ugg pas cher
  • replique montre
  • orologi replica italia
  • replique montre
  • uhren fakes
  • repliche orologi
  • orologi replica movimento svizzero
  • uhren replica
  • air max pas cher
  • replique montre suisse
  • Chaussures Ugg Pas Char
  • ugg pas cher
  • replica uhren deutschland
  • nike air max pas cher
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • replica uhren
  • ugg pas cheres
  • replique montre de luxe
  • replique montre
  • besten rolex replica uhren
  • replique montre pas cher
  • orologi replica rolex
  • replica orologi hublot
  • replica uhren deutschland
  • ugg pas cheres
  • replica uhren
  • relojes replicas
  • relojes replicas
  • replicas de relojes
  • orologi replica
  • replika uhren
  • uhren fakes
  • orologi replica
  • relojes mujer baratos
  • ugg pas cher
  • relojes especiales
  • Chaussures ugg pas cher
  • relojes especiales
  • montre pas cher
  • repliche orologi
  • orologi replica rolex
  • besten rolex replica uhren
  • orologi replica longines
  • orologi replica italia
  • uhren replica
  • replique montre
  • orologi replica rolex
  • replique montre luxe
  • ugg pas cher
  • ugg pas cher
  • replica uhren
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • bottes ugg pas cher
  • relojes-replicas-aaa
  • orologi replica longines
  • replicas de relojes
  • replica relojes
  • ugg pas cheres
  • relojes-replicas-aaa
  • replica uhren
  • orologi replica longines
  • ugg pas cheres
  • relojes mujer baratos
  • replica uhren deutschland
  • replique montre
  • relojes de imitacion
  • ugg pas cher
  • bottes ugg pas cher
  • relojes mujer baratos
  • uhren replica
  • replicas de relojes
  • replique montre suisse
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler femme pas cher
  • replicas de relojes
  • air max 90 pas cher
  • orologi replica
  • repliche orologi
  • replique montre hublot
  • replicas de relojes