MENU

Comentarios (0) Reflexiones sobre la UGR

Una “Ramón y Cajal” en el debate sobre el futuro de la UGR, por Encarnación Ruiz

Aunque en aquel momento no lo sabía, la solicitud de un contrato de investigación en el Proyecto Europeo Saltcontrol en marzo de 2004 cambió mi vida para siempre. Entré a formar parte del departamento de Mineralogía y Petrología, que me era totalmente ajeno y en el que no conocía a ningún profesor ya que no soy Licenciada en Geología, sino Ingeniera Química e Ingeniera Técnica Industrial. El miedo a lo desconocido hizo que los comienzos no fueran fáciles, pero pronto fui consciente de que solicitar aquel contrato fue una de las mejores decisiones que he tomado. El Profesor Miguel Ortega Huertas me acogió en el grupo de investigación RNM179 y me inicié en el mundo de la investigación de la mano del Profesor Carlos Rodríguez Navarro, mi director de tesis, quien me contagió su pasión y entusiasmo por la Ciencia y guió mi trabajo sobre los inhibidores de cristalización de sales y su aplicación en la conservación del Patrimonio Histórico construido en piedra. Este contrato me dio la oportunidad de conocer algunos de los mejores grupos de investigación del mundo en el campo de la Mineralogía y de la Ciencia de la Conservación del Patrimonio, a través de diversas estancias predoctorales en Alemania y Estados Unidos.

Recuerdo que los primeros días de mi estancia en The Getty Conservation Institute de Los Ángeles fueron especialmente duros porque el jet-lag me impidió dormir más de tres horas seguidas durante casi diez días…pero, de igual forma, el tiempo allí fue enormemente gratificante por poder trabajar en un centro de referencia mundial, con equipos increíbles a mi entera disposición y un ambiente de trabajo, colaboración e intercambio de ideas que siempre recordaré. Mi vida social durante esta estancia fue bastante limitada, aunque tuve tiempo de disfrutar del maravilloso clima de la ciudad, bañarme en las playas de Santa Mónica y Malibú, conducir por Sunset Boulevard y pasear por Hollywood (en fin, lo típico de una turista).

Tras la defensa de mi tesis doctoral en diciembre de 2007 tocaba la búsqueda de financiación para mi etapa posdoctoral. Fui enormemente afortunada y conseguí tanto un contrato posdoctoral financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia como un contrato Marie Curie Experienced Researcher. Escogí este último y así comenzó mi segunda etapa en Münster (Alemania). En ningún momento me planteé seriamente otra salida profesional, pues ya tenía claro que investigar era lo que quería hacer el resto de mi vida. Sin embargo, dejar a mi familia y a mi pareja fue muy difícil y la nostalgia, a veces, me hacía dudar de haber hecho lo correcto. Fue por poco tiempo, porque mi etapa en la universidad de Münster fue enormemente enriquecedora y extremadamente productiva. El clima me ayudó a trabajar con más ganas pues la permanente lluvia, el frío y los 15 cm de nieve que no se derritieron durante más de dos meses en mi primer invierno no invitaban a otra cosa. Allí trabajé con el Profesor Andrew Putnis y con Christine Putnis. Su humildad, preocupación por los demás, generosidad e inquietud por seguir aprendiendo a pesar de ser referentes mundialmente reconocidos en Mineralogía fue algo que me sorprendió gratamente. Continuamos así con nuestra relación profesional, que había comenzado durante mi etapa predoctoral, y entablamos una relación personal que espero que perdure muchos años más. Recuerdo con especial cariño las cenas semanales en su casa con el resto del personal del Institut für Mineralogie, y las charlas y lecturas al lado del fuego con una copa de vino español. Durante mi etapa en Alemania aprendí que muchos de sus tópicos son eso, solamente tópicos. Mi primera sorpresa fue que el resto de los investigadores llegaban al Instituto más tarde que yo y se iban antes (“No trabajan tanto como creía estos alemanes”, pensé). También descubrí que no todo funciona siempre mejor allí, y en la distancia es cuando supe valorar algunas de las cosas que funcionan (y muy bien) en la UGR. Por ejemplo, nuestro Centro de Instrumentación Científica (CIC). Aunque, por supuesto, todo es susceptible de mejora, creo que los medios técnicos de los que disponemos en la UGR, centralizados para su óptimo funcionamiento en el CIC, son de los mejores de Europa. También pude ver qué es lo que no funciona tan bien en Granada y sí en Münster como la enorme burocracia que rodea la gestión de proyectos en la UGR, especialmente los proyectos europeos, que hace perder un tiempo muy valioso a los investigadores de esta universidad, y el escaso apoyo institucional del que gozamos para conseguir financiación en los programas europeos, tremendamente competitivos.

Cuando intenté volver a España, aprendí a apreciar otro de los tesoros de la UGR: su Plan Propio de Investigación que, a través de su programa de contratos de reintegración de doctores, posibilitó que volviese a “mi” Universidad en 2011, de nuevo al departamento de Mineralogía y Petrología. Desde entonces colaboro en las tareas docentes del departamento impartiendo clase en los grados en Geología, Ciencias Ambientales, y Conservación y Restauración de Bienes Culturales, y en el máster oficial en Ciencia y Tecnología en Patrimonio Arquitectónico

El año 2012 fue muy especial para mí, porque comencé a disfrutar un contrato Ramón y Cajal, conseguí la acreditación de Profesora Titular de Universidad (la acreditación de Profesora Contratada Doctora la obtuve en 2009) y, sobre todo, porque nació mi hijo, Hugo. Comenzó entonces el más complejo proyecto de investigación en el que he participado: cómo compaginar el cuidado y educación de mi hijo con mi carrera investigadora, asunto aún pendiente de resolver. Durante estos casi tres años como madre, he echado en falta más ayuda por parte de la UGR. La eterna promesa de las guarderías en los campus hubiese paliado la sensación que muchas veces me persigue de estar descuidando a mi hijo en las jornadas maratonianas de clases y laboratorio cuando tengo que dejarlo en la guardería al lado de casa, a 15 km de la Facultad de Ciencias.

En la actualidad soy investigadora principal de tres proyectos financiados por la Junta de Andalucía, el Ministerio de Economía y Competitividad y el Campus CEI Patrimonium-10. He publicado más de 50 artículos en revistas de prestigio internacional, y el próximo mes de agosto recogeré la medalla de la European Mineralogical Union, que me fue concedida el año pasado y que por primera vez ha sido otorgada a una investigadora española.

Mi futuro, como el del resto de los “Ramones y Cajales” de la UGR, se presenta incierto y a dos años de la finalización de mi contrato no sé dónde estaré después de ese tiempo. A pesar de los distintos méritos, acreditaciones y reconocimientos nacionales e internacionales conseguidos a lo largo de mi carrera, las restricciones existentes en la actualidad en la oferta de empleo público dificultan la convocatoria de plazas a las que poder optar y que podrían significar mi estabilización y la continuidad de la labor que ahora desarrollo. Ello ha hecho que me plantee vías alternativas para continuar trabajando en lo que me gusta y me llena. Por ello, en 2011 solicité una plaza de Profesor en la Universidad de Bremen y en diciembre de 2014 participé en un proceso de selección para una plaza de Profesor en la Universidad Técnica de Berlín, aún por resolver. Cuando fui seleccionada para lo que allí se conoce como la short list y me invitaron a Berlín para la entrevista me di cuenta de que mis posibilidades eran ciertamente reales y dudé si debía asistir o no, ya que si resultaba elegida y aceptaba el puesto significaría muy posiblemente no regresar más a la UGR. “Siempre hay tiempo para decir que no”, me decían compañeros, amigos y familia, así que decidí concursar. Las más de tres horas de entrevista fueron extenuantes y, sin duda, toda una experiencia; incluyeron una presentación sobre mi investigación, una clase magistral ante alumnos y una ronda de preguntas ante un tribunal formado por 15 personas. En esto, nuestra universidad y nuestro país tienen mucho que aprender, aunque bastaría con implantar lo que ya está inventado en otras muchas universidades extranjeras.

Estoy segura de que mi historia no es excepcional y supongo que muchos investigadores jóvenes se verán reflejados de alguna manera en ciertas partes de este artículo. También sé que no soy la única persona en esta universidad que tiene estas inquietudes y mira con incertidumbre al futuro. A pesar de todo, como ellas y ellos, ansío poder seguir desarrollando mi carrera en la UGR en la que me he formado y a cuyo crecimiento he intentado siempre aportar mi grano de arena, también desde la distancia.

Mis estancias en el extranjero han ayudado enormemente a mejorar mi currículum, me han permitido conocer técnicas nuevas y grupos punteros de investigación, me han enseñado a vivir en soledad mucho tiempo, han propiciado el establecimiento de relaciones científicas que no hubiera podido conseguir de otra forma y han supuesto un enriquecimiento personal indudable. Pero, también y no es menos importante, me han proporcionado una visión sobre la indudable calidad científica de nuestra universidad, el grado de implicación en el trabajo de sus investigadores y profesorado, y también sobre ciertos déficits ya anotados que convendría corregir de inmediato.

Tengo plena confianza en Pilar Aranda. Ella goza de la experiencia como investigadora de prestigio y como gestora de programas de investigación que le permiten entender estas inquietudes, y posee también la certidumbre y manifiesta el compromiso de que el apoyo a los jóvenes investigadores es esencial para conseguir un futuro de calidad para la UGR.

Encarnación Ruiz Agudo

Contratada Ramón y Cajal en el Departamento de Mineralogía y Petrología.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Suscríbete a las noticias
  • replique montre de luxe
  • replica uhren
  • replique montre
  • montre pas cher
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler pas cher
  • replica uhren deutschland
  • replique montre luxe
  • montre pas cher
  • replica uhren
  • ugg pas cher
  • replique montre
  • orologi replica italia
  • replique montre
  • uhren fakes
  • repliche orologi
  • orologi replica movimento svizzero
  • uhren replica
  • air max pas cher
  • replique montre suisse
  • Chaussures Ugg Pas Char
  • ugg pas cher
  • replica uhren deutschland
  • nike air max pas cher
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • replica uhren
  • ugg pas cheres
  • replique montre de luxe
  • replique montre
  • besten rolex replica uhren
  • replique montre pas cher
  • orologi replica rolex
  • replica orologi hublot
  • replica uhren deutschland
  • ugg pas cheres
  • replica uhren
  • relojes replicas
  • relojes replicas
  • replicas de relojes
  • orologi replica
  • replika uhren
  • uhren fakes
  • orologi replica
  • relojes mujer baratos
  • ugg pas cher
  • relojes especiales
  • Chaussures ugg pas cher
  • relojes especiales
  • montre pas cher
  • repliche orologi
  • orologi replica rolex
  • besten rolex replica uhren
  • orologi replica longines
  • orologi replica italia
  • uhren replica
  • replique montre
  • orologi replica rolex
  • replique montre luxe
  • ugg pas cher
  • ugg pas cher
  • replica uhren
  • orologi replica
  • relojes especiales
  • bottes ugg pas cher
  • relojes-replicas-aaa
  • orologi replica longines
  • replicas de relojes
  • replica relojes
  • ugg pas cheres
  • relojes-replicas-aaa
  • replica uhren
  • orologi replica longines
  • ugg pas cheres
  • relojes mujer baratos
  • replica uhren deutschland
  • replique montre
  • relojes de imitacion
  • ugg pas cher
  • bottes ugg pas cher
  • relojes mujer baratos
  • uhren replica
  • replicas de relojes
  • replique montre suisse
  • Chaussures ugg pas cher
  • moncler femme pas cher
  • replicas de relojes
  • air max 90 pas cher
  • orologi replica
  • repliche orologi
  • replique montre hublot
  • replicas de relojes